Hasta 20 años suma la espera en las regiones por sus obras de infraestructura más urgentes

9 marzo 2017

DAÑOS-ESTRUCTURALES-BLOG-BB

A pesar del apremio, en algunas zonas tendrán que seguir aguardando algunos meses o hasta 2021. Algunos de estos proyectos aún se encuentran en etapa de diseño, paralizados o enfrentan problemas administrativos.

SANTIAGO.- Hace 20 años que se viene tramitando el ampliar la Carretera de la Fruta, pero “cambiaron los gobiernos y fueron modificando el proyecto, los diseños, el trazado…”, afirma el alcalde de Las Cabras, Rigoberto Leiva.

Según informa hoy El Mercurio, Se refiere a los baches que han marcado los esfuerzos para ampliar a segundas calzadas los primeros kilómetros de esa vía entre Pelequén y Peumo, y construir una calzada bidireccional -emplazada por la ruta actual o en una variante- para el resto del trazado.

Según las autoridades locales, el proyecto, sufrió uno de sus tantos traspiés cuando hace siete años -cuenta Leiva- se cayó al no lograr ser adjudicado. Hace dos se diseñó otro trazado que también fue desestimado, pues pasaba por zonas pobladas.

Ahora esperan una nueva reactivación de la obra con un nuevo llamado a licitación este año. El último, espera el jefe comunal.

La situación en la Región de O’Higgins no es distinta a la que viven otras regiones. En promedio son casi diez años los que deben esperar por ver concretadas sus obras de infraestructura más urgentes, según confirman sus intendentes, seremis o gremios.

Una historia similar arrastra el embalse de Chironta, iniciativa que espera su concreción desde hace 20 años, dice el gerente general de la Corporación de Desarrollo de Arica, Sergio Giaconi.

“Ha sido esperada por mucho tiempo. Es emblemática por los recursos involucrados, porque moverá la economía de la región”, añade la intendenta de Arica y Parinacota, Gladys Acuña. Este año, finalmente, se dará inicio a las obras, gracias a los recursos que provee el Plan de Zonas Extremas.

Para Heinrich von Baer, Presidente Nacional de la Fundación Chile Descentralizado, estas demoras no sorprenden y se explican por una organización territorial de un Estado “altamente centralizado, vertical y sectorializado”.

Para solucionarlo, añade, “se debieran transferir más competencias y recursos de decisión autónoma a las municipalidades y los gobiernos regionales. Así se podrán decidir en menos tiempo”.

Una opinión que comparte el gerente de infraestructura de la Cámara Chilena de la Construcción, Carlos Piaggio, quien subraya que “se pierden potencialidades (cuando) las decisiones de inversión se hacen centralizadamente; se pierde la mirada local, que es fundamental”.

Hospitales y caminos

Las obras urgentes que más se repiten a lo largo del país son los hospitales, como es el caso de los nuevos recintos que se construyen en Calama y Antofagasta. Se espera que ambos estén terminados el segundo semestre de este año, luego de no pocas dificultades que -en el caso de Calama- lo tuvieron paralizado durante meses. En Tarapacá, el Hospital de Alto Hospicio es la prioridad.

“Es urgente, ya que esta es una de las comunas con mayor explosión demográfica a nivel nacional”, comenta la intendenta Claudia Rojas.

A ellos se suma la modernización de los hospitales de Coquimbo y La Serena, aún más necesaria después del terremoto de 2015. El primero verá licitadas las obras en 2020, mientras que en el segundo solo hay plazo para la primera fase: la construcción del Centro de Diagnóstico y Terapéutico (CDT) que sufrió un revés luego que la Contraloría objetara los requisitos presentados en las bases de licitación, por lo que deberá volver a licitarse, retrasando su construcción en al menos 14 meses.

No es el único proyecto con problemas. El Puente Industrial de Concepción se encuentra paralizado desde que vecinos interpusieron un recurso, aprobado por la Corte de Apelaciones, para que se realice un estudio de impacto ambiental, en lugar de la declaración de impacto ambiental presentada inicialmente.

En Atacama urge contar con una nueva la cárcel, considerando que es la región con mayor hacinamiento en el país (169%), según datos de Gendarmería.

En el sur las urgencias son principalmente de conectividad. Dentro de estas, está la doble vía de Alerce, en Los Lagos, para soportar el tráfico de una población que ha aumentado de 2 mil a 30 mil personas en 20 años.

Fuente: Emol.com


Comentarios En este artículo No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *